Madre e hija fueron asesinadas en Mulukukú, Caribe Norte

La señora Maritza González Valle y la joven Dayeris Boniche González (madre e hija), fueron asesinadas ayer en la comunidad Kurinwas, municipio de Mulukukú, Caribe Norte, informaron comunitarios de la zona.

De acuerdo con la información preliminar las víctimas se encontraban desaparecidas, luego de una exhaustiva búsqueda a eso de la madrugada de este jueves fueron encontradas brutalmente asesinadas, una se encontraba ultrajada dentro de la habitación de su vivienda, mientras que la señora Maritza fue encontrada sin vida en el potrero de la finca San Jerónimo, propiedad de las hoy occisas.

Por medio de las redes sociales, los familiares quienes se encuentran sumamente destrozados por la pérdida de sus seres queridos, postearon una fotografía, donde señalan a un sujeto identificado como Wilmer Antonio González Pérez, de unos 30 años, el que supuestamente es el asesinado de las dos mujeres, por lo que han ofrecido una suma de 150 mil córdobas como recompensa.

Investigaciones

Según información de los lugareños, ayer miércoles a eso de las seis de la mañana doña Maritza González, salió junto a Wilmer González, a ver un ganado a una finca cercana, donde nunca llegaron, ya que la mató de tres balazos en una loma localizada entre ambas propiedades

Wilmer González, se regresó a la finca Los Polonés, donde esperó a eso de las 9 de la mañana a que regresara la joven Dayrin Boniche, que había salido en una camioneta a entregar leche a Mulukukú.

Aparentemente cuando la joven llegó a la casa Wilmer, supuestamente la ultrajó para luego golpearla con un objeto contuso en la cabeza y la estranguló, para dejar el cuerpo en el piso cubierto con una colcha.

Posteriormente, Wilmer González, llamó a un taxista para que lo sacara de la finca y lo llevara a Mulukukú, donde se presume abordó un bus para huir.

El hecho fue descubierto hasta en horas de la noche cuando los hermanos de doña Maritza no la localizaban y al preguntar a los trabajadores afirmaron que había salido a la finca  con Wilmer, y ya no la habían visto más al igual que a su hija Dayrin.

Fuente/ Radio Ya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *