Celebración del Miércoles de Ceniza, una de las tradiciones más sagradas entre los Católicos

Una fiesta en la cual participan todos los fieles de la iglesia católica del Municipio de Rosita, en la celebración de la santa eucaristía, el párroco de la iglesia Sant Rosa de Lima, impone la señal de la cruz en la frente de cada creyente.
La cuaresma inicia este miércoles de ceniza. Su duración es de 40 días, el número cuarenta simboliza el tiempo necesario para obtener algo importante, es tiempo de penitencia y conversión.
La ceniza es un signo de arrepentimiento, de penitencia, y de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo, que es el Domingo de Resurrección.
El miércoles de ceniza es un día especialmente penitencial, porque manifestamos nuestro anhelo personal de conversión a Dios. Implica la reflexión de las malas acciones que hicimos, y la conversión es volver a Dios, es dirigir nuestros pasos al camino correcto, estando conectados con la oración.
La imposición de ceniza nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que la eterna está en el cielo. Nos recuerda, que somos frágiles y nos hace conscientes de que somos mortales, estamos de paso en la tierra. Y que debemos trabajar para instaurar el reino de Dios en nosotros, siendo más humanitarios, más justos y más cristianos.
Quien la recibe lo hace con humildad y honestidad de corazón que queremos cambiar y que creemos auténticamente en el Evangelio; en forma personal y voluntaria, bajo la gracia y la misericordia de Dios.
La bendición y la imposición de la ceniza es dentro de la Santa Misa, después de la homilía; aunque también se puede hacer dentro de la celebración de la Palabra. Génesis 3,19 y Mc 1,15. Puede ser:
“Arrepiéntete y cree en el Evangelio”
“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”
“Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”.
En la homilía se dirige a:
La apertura a Dios que es escuchado en la Sagrada escritura, en oración personal y familiar, y participando activa y reiteradamente en la Eucaristía, y en el sacramento de la reconciliación (confesión y penitencia)
Siendo generosos, practicando la caridad con los que menos tienen, siendo amables, comprensivos.
En este tiempo de Cuaresma, oremos para:
Toda la Iglesia sea, un tiempo de renovación y acercamiento más sincero a Jesús y a su Evangelio.
Los que están alejados de la fe sientan la llamada a vivir la vida nueva de Dios.
Todos nuestros enemigos y nosotros nos dispongamos a dar frutos de auténtica conversión.
Oración.
Infunde, Señor, un espíritu de contrición sobre los que se inclinan ante Tu majestad, para que merezcan conseguir la recompensa que Tu misericordia ha prometido a los que se arrepienten.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.
Fuente/Divina Misericordia
Galería Fotográfica de la celebración en el Municipio de Rosita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *