Doctor Francisco Antonio Tamarit en su visita a la URACCAN Rosita

Por: Lázaro Figueroa y Deysi Chavarría

Durante la Cátedra UNESCO “Sabidurías y Conocimientos de los Pueblos”, organizada por URACCAN, el Dr. Francisco Tamarit, ex rector de la Universidad de Córdoba, Argentina y coordinador general de la CRES 2018, compartió una conferencia magistral. Además, durante su visita a la URACCAN, visitó la extensión Rosita, donde fue recibido por el personal docente y estudiantes de esta casa de estudios.

El doctor Tamarit destacó que estar en las instalaciones de URACCAN es una bendición porque se trataba del cumplimiento de un sueño conocer la Costa Caribe Nicaragüense, porque es parte de la historia de la lucha de América Latina.

La Maestra Verónica Valdivia, coordinadora de la extensión Rosita, recibió a las autoridades y compartió sobre el quehacer de la institución e hizo énfasis en la cantidad de graduados y graduadas de URACCAN, que en su mayoría están trabajando en las diferentes instituciones locales.

Reflexiones sobre la Educación Superior

Tamarit, compartió que hasta antes de ser rector en Córdoba “nunca había reflexionado de la importancia que tiene la educación superior, un poco dominado por la cultura hegemónica,  uno hace su trabajo y cree que está haciendo el mejor aporte a la región, sin embargo  tenemos una deuda como continente y es  la falta de respeto hacia la diversidad”, aseguró.

El doctor Tamarit fue coordinador general de la CRES 2018 y relata con preocupación que las estadísticas marcan la creciente violencia en América Latina, donde no tenemos guerras, pero no nos reconocemos como hermanos; según el experto esto ocurre porque se vive constantemente a la defensiva y ofensiva “las universidades de América Latina son corresponsables de esta realidad, acompañaron, potenciaron esta realidad, es vergonzoso para nosotros, es  por eso en la CRES el debate tenía que ser la diversidad cultural y la interculturalidad”, explicó. Para Tamarit esta es la única manera de apuntar al corazón del problema, porque “las comunidades originarias perdieron sus saberes y eso es lo más grave la homogeneización nos está quitando la armonía no solo entre hombre y mujeres si no también con nuestro planeta”, añadió.

“No hay como maquinar un futuro para nuestro continente si no está el conocimiento en la ecuación de la solución de nuestros problemas, la sociedad que queremos soñar, que queremos vivir, es una sociedad del buen vivir, tolerante, diversa, inclusiva requiere, en primer lugar, alinear al mundo del conocimiento detrás de los objetivos”, comentó.

URACCAN, una experiencia de transformación intercultural para la Educación Superior

Transformar lo que se entiende por universidad es el mayor reto que destaca el expositor, describiendo luego a esa realidad. una academia de calidad, incluyente, diversa y pertinente, ocupada de los problemas de la sociedad.

“Tenemos aproximadamente quince mil instituciones de Educación Superior, tenemos más de veinticinco millones de jóvenes entre 20 y 25 años en las universidades, con esta demanda tenemos el reto de una universalidad renovada, tal vez ustedes no me lo van a creer, no hay muchos ejemplos como la universidad URACCAN”, afirmó.

Para la sorpresa de los receptores en el auditorio, el doctor Tamarit, con esa humildad que le caracteriza dijo que él quería venir a esta universidad, ya que la URACCAN pertenece a las RUIICAY, donde se destaca el trabajo de URACCAN, “ustedes entendieron antes que nosotros, no hay muchas experiencias como URACCAN”, dijo.

Además, Tamarit agregó que URACCAN no se destaca por el número de alumnos, ni por premios noveles, “y  hay algo  que ustedes hacen que nos conmueve y es convivir con el resto del territorio, entender que en el aula pueden convivir diferentes culturas”, destacó.

Transformando perspectivas desde la igualdad y equidad

Por su parte, la docente Samanta Rodríguez, de la etnia Miskitu compartió que “URACCAN me brindó la oportunidad de profesionalizarme sin necesidad de tener recursos económicos, lo que más me ha gustado de URACCAN es que no se hace diferencia entre un estudiante y otro porque sabemos que la practica intercultural no solo es tener diversos grupos indígenas en el aula, la interculturalidad  es vivir a cada momento la convivencia”, aseguró.

Las expresiones de asombro por el trabajo educativo de URACCAN continuaron por parte del experto, quien destacó que en esta casa de estudios no se suma una cultura en la otra, sino que se convive en un plano de igualdad y de respeto “un continente no baja los índices de violencia si no es convenido en un ámbito de igualdad, ustedes deben tener el reto de seguir transformando”, explicó.

“Cursar  la carrera de educación intercultural bilingüe en URACCAN , me ayudó a recatar mi lengua materna Thuahka,  porque yo solo hablaba Miskitu, es decir no sabía cuál era mi identidad, es por eso que  dialogué con mi esposo y mis hijos  y les compartí que debíamos de conservar nuestra lengua y teníamos que hacerlo desde el hogar y decidimos reconocernos como lo que somos,  sumu Tuahka y entramos en un proceso de revitalización de nuestra lengua desde el hogar, en la actualidad hacemos prácticas interculturales con mi familia, podemos hablar en Miskitu y también en sumu Tuahka y sumu Panamahka porque esa es la identidad de mi esposo”, compartió la Lic. Tomasa Gómez, quien se ha mostrado satisfecha por los conocimientos adquiridos en URACCAN.

El conversatorio que se desarrolló con docentes y estudiantes de la extensión Rosita, fue parte de la visita del Dr Tamarit al recinto Las Minas y sus extensiones, como una forma de  compartir y conocer el  caminar de URACCAN en el proceso de la Educación Superior Intercultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *